descripción blog



El rastreo es una forma de acercarnos a los animales con los que convivimos. Sus recorridos, sus esfuerzos para conseguir alimento, sus escaramuzas, el afán por la territorialidad, sus formas de aseo, hasta sus muestras de alegría. Todas sus actividades pueden quedar recogidas en cualquier elemento que haya tenido la oportunidad de ser testigo del comportamiento de la fauna. Esos testigos nos pueden revelar sus secretos: no sólo la especie que vieron, también qué estaba haciendo, qué motivaciones tenía, qué sabía hacer para satisfacerlas.

Para interpretar sus secretos necesitamos seguir aprendiendo siempre. Por supuesto, sobre la forma de sus patas, dientes, alas, huevos... todo lo referente a sus formas. Pero también son necesarias sus costumbres, y las excepciones a esas costumbres: cuando cambia el hábitat, las condiciones meteorológicas, el tipo de presencia humana...

Rastrear significa seguir aprendiendo.
Es una motivación más para consultar bibliografía, a otras personas, compartir salidas de campo, fotos, y, por supuesto, rastrear supone sorprenderse cuando descubres algo que no te esperabas, pero que las señales indican que sí, ¡ha pasado este animal por aquí!, ¡y ha hecho esto, no me lo puedo creer!

26 ene. 2013

VISÓN AMERICANO Y VISÓN EUROPEO (Neovison vison y Mustela lutreola)

El visón americano es una especie introducida en la península por el ser humano que ya se reproduce en libertad. Sus poblaciones proceden de animales que se escaparon o, incluso, han sido liberados de granjas peleteras por integrantes de grupos de “defensa de los derechos animales”, totalmente desconocedores de la amenaza que supone la presencia del visón americano para especies autóctonas, pero sobre todo para la supervivencia del visón europeo. 
El visón americano se puede confundir con el visón europeo, aunque éste es algo menor y presenta en el labio superior una mancha blanca de la que carece el visón americano.

El visón europeo es uno de los animales más amenazados de Europa. Las huellas de ambos visones son exactamente iguales.




Huellas:

1. Lo más característico y llamativo es el aspecto general de la huella. La manera de apoyarse de los visones, junto a la forma en la que están dispuestos lo dedos, hace que la impresión de la huella adquiera forma de estrella.
2. En la huella donde se marcan cinco dedos con uñas. Al igual que en la nutria, la unión de las uñas con los dedos hace que éstos tengan forma de lágrima.
3. La almohadilla principal está compuesta por tres o cuatro lóbulos, que pueden recordar, como en la garduña, a un croasán.
4. El tamaño de la huella puede llegar como mucho hasta los 4,5 cm de largo por unos 3 cm de ancho en manos, y 3 cm por 3 cm en pies. Las huellas de visón europeo pueden ser más pequeñas que las de americano, pero este aspecto se complica si tenemos en cuenta que los ejemplares jóvenes y hembras de visón son más pequeños que los machos adultos, por lo que el tamaño no resulta algo determinante.
5. En sustratos muy blandos puede llegar a marcar las membranas interdigitales, las cuales son incompletas (ver foto).
6. Su cuerpo alargado y su postura arqueada hacen que habitualmente ande a saltitos irregulares, aunque también puede hacerlo al trote.

21 ene. 2013

GARDUÑA (Martes foina)

La garduña tiene cinco dedos, tanto en las manos como en los pies. Si el sustrato donde pise es el adecuado, marcará sus cinco dedos con las respectivas uñas finas y fuertes.
Además de ser muy territorial, a la garduña le gusta frecuentar lugares humanizados, como los alrededores de los pueblos, por lo que no resulta muy difícil percatarse de la presencia de estos animalillos.
Y cuidado si tienes gallinas, ¡¡les encantan!!



Ahora vamos a centrarnos en lo que hay que fijarse para tener la certeza de encontrarnos ante el rastro de una garduña.

1. Como hemos dicho antes, suele marcar sus cinco dedos acompañados de unas finas y fuertes uñas. 2. La almohadilla principal tiene forma de semicírculo, y está compuesta por 4 o 5 lóbulos de diferente tamaño. Esta composición de los lóbulos junto a la forma circular le hace parecerse a un croasan, y más si tienes hambre.
3. Si el sustrato es bueno, puede llegar a marcar el talón en las manos.
4. El tamaño de la huella suele rondar los 3,5 cms de ancho por unos 4 o 4,5 cms de largo.
5. El aspecto de la huella puede resultar un poco grande en proporción con el tamaño del animal, esto sucede por el modo de abrirse los dedos en forma de abanico, al igual que en algunos otros mustélidos.
6. La garduña suele moverse a saltos.


Escucha a la garduña

15 ene. 2013

TEJÓN (Meles meles)

Al ser un animal de buen tamaño y ampliamente distribuido, no es nada difícil encontrarnos con el rastro de un tejón. Además, se podría decir que sus huellas son probablemente las más fáciles de reconocer entre todas las huellas de nuestros mamíferos ibéricos. ¿Cómo diferenciarlas?

Delantera

Galope
Vayamos paso a paso:

El tejón, como el oso, es un animal plantígrado. Esto quiere decir que pisa apoyando toda la planta de sus miembros.

1. Marca cinco dedos, tanto en manos como en pies.
2. Tiene una grandes y poderosas uñas que casi siempre complementan la impresión de la huella.
3. La almohadilla principal es muy grande, y tiene forma casi rectangular.
4. En terrenos muy blandos puede llegar a marcar el talón en la impresión de las manos. Esto, junto a la longitud de las uñas, nos puede llevar a diferenciar fácilmente entre manos y pies. Las uñas más largas se corresponden con las manos, lo cual le permite excavar.
5. La forma más habitual de andar es el paso, y lo hace de manera que las huellas de las manos y las de los pies suelen quedar superpuestas, aunque también puede saltar, trotar y galopar.
6. El tamaño de la huella en las manos puede alcanzar los 8 cms de largo por unos 4 o 4,5 cms de ancho debido a la marca del talón y sus largas uñas, mientras que los pies difícilmente pasarán de los 5 cms de largo.
7. Además de las huellas, es muy fácil encontrarnos durante nuestros paseos por el monte pequeñas excavaciones rodeando un árbol o al borde de un camino, rellenas por varios excrementos que el tejón deposita alternando unos agujeros con otros.


Escucha al tejón

10 ene. 2013

GATO MONTÉS Y DOMÉSTICO (Felis silvestris y Felis catus)

No se cuando llegará el momento en el que pueda explicar de manera entendible la manera de diferenciar unas huellas de gato montés, de las huellas de un gato doméstico. Quizás harían falta décadas(o quizás no) para llegar a una conclusión infalible sobre la diferienciación. De momento, he encontrado mucha diferiencia de tamaño entre las huellas de las gatas montesas ya adultas y las huellas de  machos también adultos.





Huellas superpuestas de gato montés al paso 


La impresión de una huella de gato tiene una apariencia prácticamente circular. Todos los felinos marcan 4 dedos, aunque al igual que los perros tienen 5, pero este 5º dedo lo tienen tan alto que difícilmente deja impresión al andar. Las huellas pequeñas de gato podrían confundirse con las de una gineta.

Veamos en qué hay que fijarse para determinarlas:

1. Los gatos marcan cuatro dedos grandes y alargados en proporción a la almohadilla principal.
2. La almohadilla principal en los gatos marca tres lóbulos iguales en la parte posterior.
3. Aunque los gatos no suelen marcar las uñas, nunca debemos descartar que una huella pueda ser de gato solo porqué veamos una marca de éstas en dicha huella. Algunas veces, dependiendo del sustrato, de la situación en que se encuentre el animal, o incluso del estado de ánimo, los gatos pueden sacar las uñas.
4. El tamaño de la huella de gato doméstico es menor que la de gato montés (descartando hembras, crías, etc.). La mano de un gato doméstico suele tener de 2 a 3 cm de ancho, mientras que un gato montés puede llegar hasta los 4 cm de ancho.

Precioso macho de gato montés muerto por atropello


Personalmente, creo que para confirmar que una huella sea de un gato montés hay que tener en cuenta muchos otros factores y mucha experiencia, como por ejemplo:


  1.  Área de distribución.
  2. El gato montés es muy territorial, por lo que en la zona de campeo tendríamos que encontrar marcajes con excrementos o incluso marcajes de orina (tiene un olor muy fuerte).
  3. Huellas con los rasgos muy marcados.
  4. Pelos en lugares donde rozarse, cortezas de troncos, rocas...



6 ene. 2013

GINETA (Genetta genetta)

La huella de la gineta se parece mucho a la del gato, en ambos casos tienen una almohadilla principal o central con tres lóbulos en la parte posterior, y dos en la anterior. Las dos suelen marcar cuatro dedos, aunque la gineta puede marcar su quinto dedo.

Para diferenciarlas podemos fijarnos en varios detalles:

1. El tamaño de los dedos en la gineta es mucho menor con respecto a la almohadilla central que en el gato.
2. La huella de la gineta es más comprimida que la del gato, es decir, que la distancia entre los dedos y la almohadilla principal es menor en el caso de la gineta.
 3. La almohadilla principal en la gineta tiene tres lóbulos en la parte posterior, y el central es más pequeño que los dos laterales, por lo que a veces hasta cuesta verlo. Además, en la mano a veces llega a marcar una almohadilla accesoria, correspondiente al 5º dedo, que sería el pulgar (sí, mírate la mano), en esos casos la huella suele tener un aspecto como un corazón asimétrico.
 4. Las uñas de la gineta son semiretráctiles, las del gato totalmente retráctiles, por lo que a veces la gineta llega a marcar ligeramente las uñas, según el sustrato que pise. No obstante, el gato también puede llegar a hacerlo, aunque en muy pocas ocasiones.
5. La mano de la gineta puede llegar a marcar el talón, corresponde a la almohadilla metacarpiana, sí, en el que apoyas la mano cuando escribes al ordenador. Ya tienes algo más en común con la gineta.
 6. El tamaño de la huella de la gineta es menor que la del gato. La mano de la gineta mide aproximadamente 3 cm de ancho y 3,5 cm de largo. Cuando marca el talón la huella se puede alargar hasta 4,5 cm.

Un consejo: deja que un gato ande por el salpicadero de tu coche, así te acostumbrarás a la imagen, y te servirá para tener una referencia respecto a la gineta.



Escucha a la gineta