descripción blog



El rastreo es una forma de acercarnos a los animales con los que convivimos. Sus recorridos, sus esfuerzos para conseguir alimento, sus escaramuzas, el afán por la territorialidad, sus formas de aseo, hasta sus muestras de alegría. Todas sus actividades pueden quedar recogidas en cualquier elemento que haya tenido la oportunidad de ser testigo del comportamiento de la fauna. Esos testigos nos pueden revelar sus secretos: no sólo la especie que vieron, también qué estaba haciendo, qué motivaciones tenía, qué sabía hacer para satisfacerlas.

Para interpretar sus secretos necesitamos seguir aprendiendo siempre. Por supuesto, sobre la forma de sus patas, dientes, alas, huevos... todo lo referente a sus formas. Pero también son necesarias sus costumbres, y las excepciones a esas costumbres: cuando cambia el hábitat, las condiciones meteorológicas, el tipo de presencia humana...

Rastrear significa seguir aprendiendo.
Es una motivación más para consultar bibliografía, a otras personas, compartir salidas de campo, fotos, y, por supuesto, rastrear supone sorprenderse cuando descubres algo que no te esperabas, pero que las señales indican que sí, ¡ha pasado este animal por aquí!, ¡y ha hecho esto, no me lo puedo creer!

3 jul. 2018

30 jun. 2018

AVES QUE DEJAN HUELLA-puntos de venta-




Las aves son, sin duda, el grupo de vertebrados que más naturalista atrae, pero muchas veces nos llegan por la vista, y en mucha menor medida a través de sus cantos y reclamos (tan importantes para descubrir muchas especies); sin embargo, sus huellas y otros indicios son mayoritariamente desconocidos.

Miembros de Cybertracker Conservation se han propuesto que todos los naturalistas, especialmente los amantes de las aves, también disfruten de la interpretación de los rastros que éstas dejan en el campo. Luisa Abenza, rastreadora especialista en aves, divulgadora y formadora, es el alma del proyecto y será la máxima responsable de acercarnos a las huellas de las aves, o mejor, a las Aves que dejan huella. Luisa ha contado con el apoyo de José María Galán, senior tracker y evaluador a nivel europeo, y Javier Bollaín, rastreador leopard y divulgador de ciencia.

Días y noches de trabajo en la sierra. Iber de Vicente, Luisa Abenza, Javier Bollaín y José Mª Galán.



Javier Bollaín, Iber de Vicente, Geli Abenza, Luisa Abenza.

Fruto de todo ello es el libro Aves que dejan huella, proyecto que invita a adentrarse en el fascinante mundo de las aves de una manera muy poco conocida: el rastreo. Una obra que reúne pasión, respeto, cariño y rigurosidad científica, y que engloba aspectos del rastreo de la avifauna ibérica nunca antes tratados de manera tan profunda. Una enorme labor de investigación que ha sido plasmada en bellas páginas que explican de manera gráfica y sencilla los elementos clave de los rastros y señales de las aves ibéricas. En total, casi 150 dibujos detallados de huellas y sendas y más de 300 fotos e ilustraciones que muestran, en función de la especie tratada, egagrópilas, plumas representativas, excrementos y cráneos. Todo ello a escala real, junto con algunas reproducciones a escala y otros datos básicos para conocer aspectos de la vida de estas especies, así como el hábitat que ocupan o su alimentación. En resumen, Aves que dejan huella es un libro que descubre los principales rasgos de 74 especies de algunas de las aves más comunes de la avifauna ibérica, incluyendo representantes de los grupos principales: rapaces diurnas, nocturnas, zancudas, esteparias, acuáticas, limícolas, córvidos, etc. Una obra para acercarnos al formidable mundo de las aves con conocimiento, amor y respeto. Cuenta con un prólogo de la incombustible y apasionada referente de la conservación a nivel mundial, la Dra. Jane Goodall, que nos relata una visión muy personal de cómo la observación de algunas aves dejaron en ella una impronta y admiración que aún perdura.