descripción blog



El rastreo es una forma de acercarnos a los animales con los que convivimos. Sus recorridos, sus esfuerzos para conseguir alimento, sus escaramuzas, el afán por la territorialidad, sus formas de aseo, hasta sus muestras de alegría. Todas sus actividades pueden quedar recogidas en cualquier elemento que haya tenido la oportunidad de ser testigo del comportamiento de la fauna. Esos testigos nos pueden revelar sus secretos: no sólo la especie que vieron, también qué estaba haciendo, qué motivaciones tenía, qué sabía hacer para satisfacerlas.

Para interpretar sus secretos necesitamos seguir aprendiendo siempre. Por supuesto, sobre la forma de sus patas, dientes, alas, huevos... todo lo referente a sus formas. Pero también son necesarias sus costumbres, y las excepciones a esas costumbres: cuando cambia el hábitat, las condiciones meteorológicas, el tipo de presencia humana...

Rastrear significa seguir aprendiendo.
Es una motivación más para consultar bibliografía, a otras personas, compartir salidas de campo, fotos, y, por supuesto, rastrear supone sorprenderse cuando descubres algo que no te esperabas, pero que las señales indican que sí, ¡ha pasado este animal por aquí!, ¡y ha hecho esto, no me lo puedo creer!

28 feb. 2013

Corzo (Capreolus capreolus)


Aunque las huellas de corzo son muy parecidas a las de otros cérvidos, poseen una serie de peculiaridades que nos pueden ayudar mucho a la hora de identificarlas.






En este caso, vamos a pasar a fijarnos en los detalles uno a uno sin andarnos con generalidades.
  1. La huella de corzo es la más pequeña de todos los ungulados que hay en la Península Ibérica. 
  2. Lo más habitual es encontrar las huellas de corzo con una forma muy acorazonada cuando se desplaza al paso. 
  3. Posee unas pezuñas finas y puntiagudas. 
  4. En las patas delanteras puede llegar a marcar las guardas si el sustrato es el adecuado, siempre y cuando la huella se marque con la suficiente profundidad. En este caso, las guardas quedarían a unos 2,5 cm del borde interior de las pezuñas, y alineadas con las mismas. 
  5. Normalmente el corzo se mueve al paso, de manera que la huella de la pata trasera suele quedar sobre la delantera. El corzo dará grandes saltos en algunas situaciones, como la huida, de modo que encontraremos mucha separación entre pisada y pisada, y veremos las marcas de las pezuñas abiertas, especialmente las delanteras. La separación declas pezuñas al correr llega a ser mucho más amplia que en otros ungulados. 
  6. El tamaño de la huella, sin tener en cuenta las guardas, es de unos 4,5 cm de largo por unos 3,5 cm de ancho.

26 feb. 2013

Corneja (Corvus corone)

La huella de corneja es muy parecida a la de otros córvidos, por lo que tenemos que fijarnos en las diferencias de tamaño, e incluso de comportamiento.
El arrendajo raramente anda por el suelo, su huella es más pequeña y delgada que la de la corneja, mientras que los rabilargos tienen la pata sensiblemente más pequeña y estrecha. Pero en el caso de urracas y cuervos la confusión con corneja es más fácil.


Pata izquierda

Los aspectos determinantes de las huellas de corneja son:
  1. Presentan cuatro dedos con uñas fuertes en cada pata. 
  2. De los tres dedos delanteros, el dedo central está desviado hacia el interior del cuerpo del pájaro (como en otros córvidos). 
  3. La corneja suele pasar mucho tiempo en el suelo, y aunque puede andar durante varios metros, suele alternar los pasos con algún que otro salto, sobre todo cuando su atención se distrae hacia otro estímulo. 
  4. La longitud de la huella es de aproximadamente unos 9 cm de largo por 4 cm de ancho, mientras que la urraca rara vez supera los 7 cm de largo. 

 Escucha a la corneja
 

24 feb. 2013

Nutria (Lutra lutra)

La nutria, en cuanto a mustélidos se refiere, es un animal bastante grande. Un macho de nutria puede llegar a medir hasta 71 cm. de largo. Es un animal realmente sorprendente, con una capacidad de adaptación increíble. Aunque se supone que depende de ecosistemas acuáticos o semiacuáticos, gracias al seguimiento de algunos ejemplares tengo constancia de puede llegar a vivir en los lugares más inesperados.
Es un animal muy agradecido para el rastreador, ya que aparte de ser muy “andarina” y territorial, sus huellas son fácilmente reconocibles. Además, suele tener su territorio totalmente marcado con excrementos (muy reconocibles por su contenido, restos de peces y cangrejos).


Pata delantera derecha
Señales de marcaje


 Detalles a tener en cuenta: 
  1. Huella donde se marcan cinco dedos con uñas cortas. Algunas veces la cercanía de las uñas con los dedos hace que éstos tengan forma de lágrima. 
  2. La almohadilla principal está compuesta por varios lóbulos muy poco diferenciados, y es muy grande. 
  3. El tamaño de la huella puede llegar hasta los 7 cm de largo por hasta 6 cm de ancho. 
  4. Si juntamos la forma arqueada de la disposición de los dedos junto al gran tamaño de la huella, tenemos como resultado una imagen muy característica, y simplemente sin fijarnos en pequeños detalles podemos saber que se trata de una preciosa nutria. 
  5. Su cuerpo alargado y postura arqueada hacen que habitualmente ande a saltitos, aunque también puede hacerlo al trote o incluso al galope. 
  6. Cuando sigues el rastro de una nutria durante un rato, es habitual encontrar arañazos en el suelo, que hace (al igual que los perros) para marcar mejor su territorio extendiendo la orina. 
Escucha a la nutria

23 feb. 2013

Sapo común (Bufo bufo)

Cada vez es menos habitual encontrarnos por el campo con algún sapo. Aunque su población ha disminuido en los últimos tiempos, aún siguen merodeando por nuestros campos y riberas, o incluso en jardines y zonas más urbanizadas.
Dada su tímida forma de vida y su pequeño tamaño, es posible que no estemos acostumbrados a tenerles muy en cuenta. Si ponemos un poquito de atención en nuestros paseos por el campo, sobre todo en zonas húmedas, podremos enriquecer muchísimo algunos momentos con el simple hecho de encontrar y reconocer las pequeñas huellas de estos pequeños y maravillosos animales.
Solamente tenemos que prestar atención y buscarlas en los lugares adecuados, una vez hecho esto, creo que solamente podremos confundir las huellas de sapo con huellas de rana, lagarto o ratón.


Pasemos a los detalles:
  1. Los sapos poseen cuatro dedos en las manos y cinco en los pies.
  2. La disposición de sus dedos en los pies hace que la huella tenga aspecto de 7, ya que suele presentar únicamente la punta de los dedos alineadas hasta el 4º dedo, y el 5º dedo queda en perpendicular, formando un ángulo aproximadamente de unos 30º. La disposición de los dedos puede ser relevante a la hora de diferenciar un rastro de sapo de uno de ratón, ya que los ratones, como todos los roedores, presentan los tres dedos interiores de los pies muy alineados. 
  3. A diferencia de los ratones o las ranas, que suelen moverse a saltos, los sapos acostumbran a moverse muy lentamente, con las manos giradas hacia el interior de su cuerpo y arrastrando los pies. Lo más común es que la huella de los pies quede sobrepuesta a las huella de las manos. 
  4. El tamaño es muy variable, y puede ser desde 2 mm de ancho en manos hasta 1, 5 cm, por lo que no vamos a dedicar mucha atención a las medidas. 
  5. Los sapos no tienen cola, mientras que la de los lagartos normalmente queda marcada en su arrastre, y la de los ratoncillos a veces también.

22 feb. 2013

ZORRO (Vulpes vulpes)


La huella del zorro se parece mucho a la del perro, o incluso a las traseras de liebre; en el caso de ambos cánidos, presentan cinco dedos en las manos y cuatro en los pies, aunque en las huellas solamente se registran cuatro dedos y una almohadilla, ya que el quinto dedo de las manos está situado tan alto que difícilmente llega a tocar el suelo.

Veamos detalle a detalle en qué hay que fijarse para llegar a una conclusión ante un rastro de zorro:

Arriba, pata trasera (pie); abajo, pata delantera (mano)
Arriba, pata trasera (pie); abajo, pata delantera (mano)

Huellas de un zorro que se ha parado para saltar un charco
  1. Huella que presenta cuatro dedos y una almohadilla principal. 
  2. Marca uñas en los cuatro dedos de cada pata. 
  3. El aspecto general de la huella es ovalado, mientras que la de perro suele ser de aspecto circular. 
  4. Muchas veces, sobre todo en invierno y especialmente en las patas traseras, se puede apreciar en las huellas gran cantidad de pelo. 
  5. El zorro suele moverse al trote, por lo que deja un rastro muy característico en el que se pueden ver conjuntos de dos huellas superpuestas (delanteras con traseras), o muy cerca unas de otras. 
  6. Normalmente un rastro de zorro suele ir acompañado de varios excrementos situados en lugares altos y visibles, tales como piedras, que utiliza para delimitar su territorio. 
  7. La huella trasera es más característica que la delantera, ya que en ella se puede apreciar más cantidad de pelo y una forma más ovalada. 
  8. El tamaño de la huella ronda 5 cm de largo por unos 3,5 - 4 de ancho. 
  9. Por último, si trazamos una línea imaginaria entre las marcas de las almohadillas digitales exteriores y las interiores, en el zorro la línea no cortará la parte trasera de las almohadillas interiores (ver dibujo).

Escucha al zorro

18 feb. 2013

RATA CAMPESTRE (Rattus rattus)

La ratas zona animales muy abundantes y que se mueven mucho. Es común encontrar huellas de rata en las orillas de cualquier lugar donde el sustrato lo permita: en márgenes de ríos, bordes de caminos, casas en ruinas, etc.

Las huellas de rata pueden confundirse con las de comadreja y, si el sustrato no es muy bueno, se marcan sólo parcialmente y no tenemos un patrón de paso bien definido, podemos tener serios problemas para llegar a una conclusión.



 Veamos los aspectos más característicos de las huellas de rata:

   1- La rata tiene cinco dedos en los pies y cuatro en las manos.
   2- La huella del pie se caracteriza (como en otros roedores) por presentar los tres dedos interiores casi en paralelo y los dos exteriores casi perpendiculares a la dirección de la huella.
   3- Presenta varias lobulaciones pequeñas y separadas, tanto en manos como en pies.
   4- Suele moverse a un paso muy rápido o casi trotando. Si seguimos el rastro, enseguida se puede llegar a apreciar que el patrón de paso es muy irregular. Esto se debe a su carácter nervioso, se para continuamente a olisquear y cambia de dirección con mucha facilidad.
   5- El tamaño de la huella suele rondar 1 cm de ancho por 1,3 cm de largo en los pies. Las manos son más pequeñas y suelen rondar los 7 u 8 mm.
  6- Tienen los dedos alargados y finos.


Escucha a la rata negra
 

11 feb. 2013

ARDILLA (Sciurus vulgaris)

La ardilla es un animal bastante abundante y relativamente fácil de ver, pero a pesar de ello, al pasar la mayor parte del tiempo sobre los árboles, no es tan fácil encontrar sus huellas.
Son muy parecidas a las de otros roedores, sin embargo resultan muy fáciles de clasificar, ya que el tamaño y el modo de andar nos hará descartar cualquier otro animal que se nos pase por la cabeza.


Pata trasera
Pata delantera
Pata trasera
Huellas de ardilla:

1- Tiene los dedos largos y finos.
2- Tiene cinco dedos en los pies y cuatro en las manos.
3- La impresión de las huellas normalmente está formada por un conjunto de cuatro patas, separadas por un buen salto en el aire, y luego se repite en el suelo la agrupación de las cuatro marcas.
4- En un salto típico de ardilla, las huellas que se aprecian en la parte superior del conjunto y que quedan más separadas unas de otras son las que pertenecen a las marcas de los pies.
5- Las marcas de los pies son más alargadas y se caracterizan, al igual que en otros roedores, por presentar los tres dedos interiores casi en paralelo unos con otros. Los dos dedos exteriores no siempre dejan buena impresión en el suelo. 
6- La medida de las huellas en los pies es de unos 2,4 cm de ancho por 4 cm de largo. Las manos miden unos 2,3 cm de largo por 2,5 cm de ancho.


Escucha a la ardilla

4 feb. 2013

COMADREJA (Mustela nivalis)

A pesar de estar ampliamente distribuida y no ser un animal muy escaso en la Península Ibérica, no es nada fácil encontrar rastros de comadreja, debido a su pequeño tamaño.

La comadreja  tiene cinco dedos, tanto en las manos como en los pies. Si el sustrato donde pise es el adecuado, marcará sus cinco dedos con las respectivas uñitas.


                                        



Pie derecho de comadreja






Ahora vamos a ver en qué tenemos que fijarnos para comprobar si ciertamente se trata de la huellas de una comadreja.

1- Como hemos dicho antes, suele marcar sus cinco dedos acompañados de uñas.
2- Tiene una almohadilla central con varios lóbulos unidos, mientras que las ratas presentan varios lóbulos separados.
3- Si el sustrato es bueno, puede llegar a marcar el talón en las manos.
4- El tamaño de la huella suele rondar 1 cm de ancho por unos 1,5 cm de largo.
5- La comadreja suele desplazarse a saltos, a diferencia de las ratas, que suelen hacerlo con una especie de trote irregular.