descripción blog



El rastreo es una forma de acercarnos a los animales con los que convivimos. Sus recorridos, sus esfuerzos para conseguir alimento, sus escaramuzas, el afán por la territorialidad, sus formas de aseo, hasta sus muestras de alegría. Todas sus actividades pueden quedar recogidas en cualquier elemento que haya tenido la oportunidad de ser testigo del comportamiento de la fauna. Esos testigos nos pueden revelar sus secretos: no sólo la especie que vieron, también qué estaba haciendo, qué motivaciones tenía, qué sabía hacer para satisfacerlas.

Para interpretar sus secretos necesitamos seguir aprendiendo siempre. Por supuesto, sobre la forma de sus patas, dientes, alas, huevos... todo lo referente a sus formas. Pero también son necesarias sus costumbres, y las excepciones a esas costumbres: cuando cambia el hábitat, las condiciones meteorológicas, el tipo de presencia humana...

Rastrear significa seguir aprendiendo.
Es una motivación más para consultar bibliografía, a otras personas, compartir salidas de campo, fotos, y, por supuesto, rastrear supone sorprenderse cuando descubres algo que no te esperabas, pero que las señales indican que sí, ¡ha pasado este animal por aquí!, ¡y ha hecho esto, no me lo puedo creer!

4 ago. 2018

Evaluación Lince

Después de unos años midiendo las necesidades de los aficionados al rastreo, valorando opciones y midiendo anhelos; por fin ponemos en marcha el sistema  Lince. En las evaluaciones Lince se trabaja el mismo proceso de aprendizaje que se ha utilizado hasta el momento en todo el mundo a través de Cybertracker. Es una oportunidad de aprender sobre rastreo y conocer el sistema de evaluación de rastros y huellas para así también conocerse mejor a uno mismo y poder trabajar para mejorar la manera en la que nos enfrentamos a nuestras pequeñas flaquezas, resolvemos dudas y conflictos y aprendemos a relajarnos y dejar fluir nuestros instintos mas primitivos.



       Un proceso muy interesante no solo como aprendizaje en rastreo si no, como introspección.